Resumen de “La espiral del silencio” de Elisabeth Noelle-Neumann

Imagen

Resumen de Introduccion “La espiral del silencio”

Elisabeth Noellle-Neumann

La autora inicia su texto diciendo como una presentación de ballet la conmovió y la hizo repensar la “opinión publica”. El siguiente es su relato sobre la performance de ballet:

(Relato de performance. Pagina: 12)

Luego relata como diversos autores hablan de la imitación social; John Locke con su “ley de la opinión, ley de la moda, ley de la reputación” dice que es observada más que cualquier ley del Estado o divina, pues cualquier violación a la ley de la moda hace al individuo perder la simpatía y la estima de su entorno social. También ha sido investigada por la sociología desde que el sociólogo Gabriel Tarde escribió sobre el tema y como la conducta imitativa se ha explicado desde la perspectiva de la motivación del aprendizaje. Es cierto que el individuo imita por aprendizaje (la vía más fácil y usada para determinado fin) pero el motivo de evitar el aislamiento es mucho más fuerte. Tocqueville escribió que la gente “teme el asilamiento mas que el error” cuando quiso explicar porque en la Francia del siglo XVIII nadie apoyaba la iglesia.

La autora alemana trata de dar una explicación a como se crea y funciona la opinión pública. Afirma que cuando los ciudadanos intentan formarse una opinión acerca de algo, observan primero cuáles las opiniones predominantes o hegemónicas del entorno.

Noelle-Neumann dice que “hoy se puede demostrar que, aunque la gente vea claramente que algo no es correcto, se mantendrá callada si la opinión publica (opiniones que se pueden mostrar en publico sin temor al aislamiento) y, por ello el consenso sobre lo que constituye el buen gusto y la opinión moralmente correcta, se manifiesta en contra”.                                 (E.Noelle-Neumann.1995. pág.: 14)

Luego habla de la naturaleza social de los individuos, donde se necesitan los condes y condesas que sean los lideres de opinión. Afirma que una sociedad carente de naturaleza social o sin miedo al aislamiento es evidentemente imposible.

  • La hipótesis del silencio.

La autora  explica como un partido o tendencia política que este en igualdad de condiciones (en porcentajes de apoyo) puede “demostrar” mas fuerza que el otro si cuenta con apoyo de manera abierta, a la vez que aísla o critica fuertemente a la oposición, ante lo cual sus partidarios prefieren callar y así empieza una espiral de silencio.

“parece que el miedo al aislamiento es la fuerza que pone en marcha la espiral del silencio” afirma Noelle-Neumann; pues el “correr en pelotón” constituye un estado de relativa felicidad, sin embargo, si esto no es posible, porque no se quiere compartir de manera publica un convicción que cuenta con aceptación “universal”, al menos se puede mantener en silencio como segunda mejor opción, “para seguir siendo tolerado por los demás” dice la autora.

Noelle-Neumann afirma que buscando antecedentes respecto a la opinión publica (fenómeno que ha suscitado el interés de filósofos y cientistas sociales en el S. XIX e incluso antes) encuentra que el asunto nunca aparece como fenómeno “principal de investigación” si no que en comentarios marginales.

Ésta trata de dar una explicación a los procesos de creación y al funcionamiento de la opinión pública. Según su teoría, cuando los ciudadanos intentan formarse una opinión acerca de un asunto, observan primero cuáles las opiniones predominantes o hegemónicas del entorno.

Imagen

Las personas tenderán a guardar silencio, a no expresar las opiniones diferentes a las que perciben como predominantes en los medios de comunicación. Las opiniones que sean percibidas como “de la mayoría” ya se a través de la prensa, la radio y la televisión serán por lo tanto la que las personas asuman. Hay una desconexión entre la opinión pública y las opiniones privadas, ya que los individuos, en su deseo de formar parte del grupo, callarán sus opiniones y las adaptaran al criterio que creen mayoritario, es decir, el miedo al aislamiento facilitaría que el individuo adaptase su opinión a la sostenida por la mayoría para evitar el rechazo.

Si bien puede haber diferencias en las distintas culturas o sociedades Noelle-Neumann señala que en todas “hay una presión hacia la conformidad”. Entonces la batalla por la opinión pública se concentrará en los medios de comunicación, que se definirán como un instrumento de control de la opinión pública en todas las sociedades.

el texto lo pueden encontrar en el siguiente link: http://capacitacion.iedf.org.mx/moodle/seminario/lecturas/lecturas/sesion2/La_Espiral_del_Silencio.pdf

RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS 1, 3 Y 4

CAPITULO 1

El capítulo inicia cuando la autora alemana (ex nazi) describe la confusión de su equipo de encuestas al percatarse del “vuelco” que habían sufrido las elecciones de 1965. Los cristianodemócratas (conservadores) y los socialdemócratas (izquierda) habían tenido una intención de voto similar por parte de la población alemana durante todo 1965, pero se fue extendiendo entre los votantes la idea de que la CDU (cristianodemócratas) iba a ganar  las elecciones y a último minuto (el último mes) se nota una diferencia y se produce un fuerte distanciamiento entre las intenciones de voto del electorado (grafico en pág. 19)

¿Cómo resolver ese enigma se preguntó la autora? “el clima de opinión depende quien hable y quien permanezca en silencio”

Los cristianodemócratas y los socialdemócratas estaban iguales en número, pero no tenían la misma energía de expresarse públicamente, es así como había una especia de hegemonía socialdemócrata. El conservador demócrata no sentía que sus ideas fueran respaldadas por la mayoría, así que se retiraron y se callaron.

El silencio puede ser interpretado como una señal de conformidad. Noelle Neumann señala que ya varios autores han tocado, de manera superficial, el tema y señala que Tocqueville en 1856 escribía que “los que seguían creyendo en las doctrinas de la iglesia tenían miedo de quedarse solos en su fidelidad, y temiendo más la soledad que el errores, declaraban compartir las opiniones de la mayoría. Así que la que solo era la opinión de una parte (…) de la nación llego a ser considerado la voluntad de todos.

CAPITULO 3

Instrumentos para lograr mediar la espiral del silencio

El experimento de las líneas de Salomón Asch

En un grupo todos eran actores menos un sujeto. Se les mostraban líneas de clara diferencia en la longitud y se les pedía que dijeran cual era más corta. La mayoría (parte del experimento) decían que cierta línea era correcta, siendo evidente que no lo era. Con esto se buscaba probar la capacidad de las personas de unirse a la opinión de la mayoría.

Dos de cada diez se aferraron a su propia percepción, dos de los 8 restantes se mostraron de acuerdo con la mayoría en solo una o dos veces de las diez rondas. Los otros seis, expresaron con frecuencia, como su propia opinión la obviamente falsa opinión de la mayoría.

Bien, quedo “demostrado” en un laboratorio, pero ¿Cómo investigamos esto en una sociedad, mediante encuestas, sin control sobre las variables como en el laboratorio? se pregunta Noelle-Neumann.

“temían el aislamiento más que el error” era la explicación de Tocqueville. A finales de siglo, el sociólogo Gabriel Tarde, dedicó una gran parte de su obra al estudio de la capacidad y tendencia humana a la imitación, y se refirió a una necesidad humana de mostrarse de acuerdo en público. Desde entonces la imitación se convirtió en tema de investigación de Cs. Sociales.

El carácter negativo de etiquetas como “conformista” o “gregario” muestra que la tendencia a la imitación va contra el ideal de autonomía individual.

Presumimos, señala Noelle-Neuman, que el temor al aislamiento de los individuos normales pone en marcha la espiral del silencio, y el experimento de Asch demuestra que este medo puede ser considerable. Al parecer el esfuerzo que los seres humanos dedican a observar el entorno parece ser un precio menor a pagar en comparación con el riesgo de perder la estimación de los otros seres humanos.

¿Estamos negando la naturaleza social de los seres humanos? El problema es hacer empíricamente visible la atención que las personas prestan a las opiniones de grupo. Nuestra naturaleza social nos hace temer la separación y el aislamiento de los demás y desear ser respetados y queridos por ellos. Pero siempre hay conflicto, pues alabamos conscientemente el pensamiento racional e independiente y el juicio firme e inmutable que suponemos que cada persona debe alcanzar por sí misma.

Experimentos para tratar de medir la espiral del silencio

  1. 1.      Fumando en presencia de no fumadores: el test de la amenaza

Después de ser “amenazados” verbalmente los fumadores que habían defendido su derecho a fumar en presencia de no fumadores mostraban un interés notablemente menor por participar en una discusión sobre el tema.

Los fumadores se sentían intimidados cuando se simula una amenaza de doble aislamiento. Después de confrontar a un compañero de viaje que afirma “la gente debería abstenerse de fumar en presencia de no fumadores” solo el 23% de los fumadores estaba dispuesto a seguir en la discusión. Es así que la espiral del silencio se puede ir desarrollando a tal punto que la opinión de no fumar se vuelve dominante hasta el punto de que sea imposible para un fumador defender la posición contraria.

A los que tienen menos confianza en sí mismos les basta una amenaza menor de aislamiento. Las mujeres y los que pertenecen a clases bajas, por ejemplo, reaccionan ante la amenaza, y no recobran la confianza solo porque un compañero de viaje defienda su punto de vista (redacción textual de N. Neumann, si no entendieron cúlpenla a ella)

  1. Después hicieron encuestas más gráficas. Se presentaban unos “bocadillos” de viñetas de comics que sugieren que se está teniendo una discusión entre los miembros del grupo y el solitario. El test consiste en pedirles a los entrevistados que atribuyeran determinados puntos de vista al solitario. Por ejemplo: ¿está la persona aislada a favor de que los miembros del partido comunista de Alemania puedan llegar a ser jueces, o está en contra?

Bueno, este tesT no funciono, señala la autora. Porque los porcentajes de los que decían que estaba a favor de uno u otra posición eran muy similares, siendo que la opinión mayoritaria en Alemania, en aquel momento, era que los comunistas no podían llegar a ser jueces.

Después se hizo un test con un segundo dibujo que eran personas de pie conversando en grupo y otra aislada. Se hizo la misma pregunta. Este test también resulto insatisfactorio, pues los resultados no eran claros ni cuando uno de los puntos de vista recibía un apoyo social abrumador.

  1. Se realizó otro test para tratar de comprobar empíricamente si la gente podía saber qué puntos de vista tendían a aislar a las personas. El test planteaba una situación tan extrema, que hasta una persona muy poco sensible reconociera claramente el peligro de aislamiento implicado. Esta fue la investigación de ¿A quién le pinchan las ruedas?

“aquí tiene un dibujo de un coche con la rueda pinchada. En la ventanilla trasera derecha hay una pegatina de un partido político, pero usted no puede leer de qué partido político se trata. ¿Con pegatinas de que partido cree que se corre riesgo mayor de que a uno le pinchen las ruedas?

El 45% no contesto la pregunta; De los que respondieron, el resultado fue claro. El 21% menciono a la Unión Cristianodemócrata, el 9% al partido Socialdemócrata y el 1% al partido demócrata libre.

Los partidarios del cristiano demócrata se sentían más en peligro, los de los liberales pensaban que corrían poco peligro frente al relativamente grande del cristiano demócrata.

–        Ruedas pinchadas, carteles arrancados o rotos, ayuda negada a un forastero perdido (Todos hechos de aislamiento social asociados a una pegatina de un partido político), esta clase de situaciones demuestra que la gente puede sufrir incomodidades e incluso peligros cuando el clima de opinión está en contra de sus ideas. Cuando la gente intenta evitar el aislamiento no está pensando en trivialidades, sino que está poniendo en cuestión un asunto vital de riesgos reales, señala Noelle-Neumann. La sociedad exige una rápida conformidad en torno a las cuestiones que están experimentando cambios. Debe hacerlo para mantener un grado suficiente de unidad que le permita permanecer integrada.

CAPITULO 4: ¿Qué es la opinión pública?

Profesionales de diversas áreas que estudian las comunicaciones “se han tirado los pelos intentando una definición clara de la opinión pública” (Noelle-Neuman, pág.: 83)

A mediados de los años sesenta un profesor de Princeton, Harwood Childs, emprendió la tediosa tarea de recoger definiciones y encontró cincuenta distintas en la literatura existente.

La espiral del silencio podría ser una de las formas de aparición de la opinión pública. Podría ser un proceso por el que creciera una opinión pública nueva, joven o por el que se propagara el significado transformado de una opinión antigua. De ser así, seguiría siendo necesario, señala la autora, encontrar una definiciones opinión pública, para evitar tener que afirmar que “la espiral del silencio es el proceso por el cual se propaga algo indefinible”. La controversia gira en torno al concepto de “opinión” y el de “publico”.

-¿Entonces piensas que la opinión es más oscura que el conocimiento pero más clara que la ignorancia? –Mucho más- respondió

¿Se encuentra entonces entre ambos? –Sí. ¿La opinión está, pues, entre los dos?-Exactamente.

Aquí la autora cita a Platón y una conversación sobre el estado con Glaucon y otros amigos. Donde Sócrates expone un concepto de opinión muy semejante al concepto alemán tradicional. Se dieron cuenta que la opinión había que entenderla como la expresión de algo considerado aceptable, teniendo en cuenta, pues, el elemento de consenso o acuerdo presente en el uso inglés y francés del término.

Tres significados de lo “publico”

Publico es:

1. Lo abierto a todo el mundo –un lugar público, un camino público.

2. Algo que implique al estado. Publico estaría vinculado a los intereses públicos como se expresa, por ejemplo, la “responsabilidad pública de los periodistas”.

Por último, en la expresión “opinión pública”, “publico” debe tener un significado relacionado con los anteriores pero diferente.

La piel social

El tercer sentido de “publico” es de tipo psicosociológico. La vida del individuo esta vuelta hacia afuera, no solo hacia otras personas, sino que hacia la colectividad como un todo. ¿Qué es lo que “expone” continuamente al individuo? Es el medio al aislamiento, a la mala fama, a la impopularidad, es la necesidad de consenso. Los individuos corrientes siempre sabes si están expuestos u ocultos de la visión pública y se comportan en consecuencia.

Los intelectuales, fascinados por el ideal del individuo emancipado e independiente, apenas han caída en la cuenta de la existencia del individuo aislado, temeroso de la opinión de sus iguales. Solo el aspecto psicosociológico de “público” parece haber sido olvidado en todas las definiciones de este concepto formuladas en el siglo XX. Sin embargo, este es el sentido que la gente percibe en su sensible piel social, en su naturaleza social.

Con estos tres elementos podemos construir una definición operativa de la opinión pública: opiniones sobre temas controvertidos que pueden expresarse en público sin aislarse. Esta definición nos va a servir de pauta inicial para las investigaciones posteriores, señala la autora.

Hay que completar la definición de la opinión pública porque, en el terreno de las tradiciones y de la moral, las opiniones y comportamientos de la opinión pública son opiniones y comportamientos que hay que expresar o adoptar si uno no quiere aislarse.

La opinión pública como aprobación o desaprobación

De lo que se trata la opinión pública es de la aprobación o desaprobación de opiniones y comportamientos observables públicamente. Se trata de la aprobación o la desaprobación perceptible para el individuo. Es así como la espiral del silencio es una reacción ante la aprobación y la desaprobación patente y visible en el marco de constelaciones cambiantes de valores. En la opinión pública no pertenece solo a los críticos talentosos. Sino que todos “estamos implicados” afirma Noelle-Neumann.

Luego hace un análisis desde las raíces del concepto, desde Maquiavelo, Shakespeare y Montaigne entre otros, para posteriormente concluir lo siguiente.

Después de toda la investigación, la primera aparición del concepto de opinión pública no fue hasta el siglo XVI, cuando Montaigne señalo que la esfera pública, es una esfera dominada por un consenso enemigo de la individualidad. “ni una entre mil de nuestras acciones habituales nos concierne como individuos” (Raffel, 1984). Montaigne inventa múltiples conceptos nuevos para este nuevo elemento. Acuño el termino le publique, y el de opinión publique, y habla de l´opinion commune (Montaigne 1962, 174) pero los términos no se pondrían “de moda” hasta la segunda mitad del siglo XVIII, en la década anterior a la revolución francesa.

Anuncios

Un comentario en “Resumen de “La espiral del silencio” de Elisabeth Noelle-Neumann

  1. Pingback: “No digo diferente, digo raro” | Reflexiones, opiniones y otras ideas por @CarmenSanMar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s