Los estereotipos y esquemas argumentativos en la publicidad de Volkswagen

 Análisis del corpus publicitario en el Spot “Suicide Bomber” del Volkswagen Polo 2005

Este escrito pretende dar cuenta de cómo las imágenes intentan convencer a determinada audiencia de ciertos intereses corporativos, ideologías o visiones de mundo. En este caso se intenta persuadir a los automovilistas de Europa Y Estados Unidos de las particulares cualidades y beneficios de un automóvil. Es en función de aquellos objetivos que el spot como icono texto cumple un importante rol narrativo y argumentativo que está lejos de la superficialidad que de manera lega se le podría asignar a priori.

El corpus a tratar en este escrito es un caso de publicidad comercial, específicamente el spot “Volkswagen polo, pequeño pero duro” del año 2006 y que fue realizado por la agencia de publicidad DDB London para la empresa de automóviles Volkswagen.

El vehículo mencionado en el spot es el Volkwagen polo carrocería hatchback modelo 2005, un automóvil subcompacto de cinco plazas y cuyo origen se remonta al año 1977 primer año de producción de uno de los vehículos insignia de la automotora alemana. El mercado al que apuntaba este auto estaba dominado por vehículos pequeños, económicos, de bajo peso y baja cilindrada. Uno de los puntos críticos de estos vehículos es que debido a su bajo precio presentan una precaria seguridad pasiva (no tienen airbag) y activa (frenos abs y sensores de proximidad). Asimismo estos vehículos para lograr economía en el combustible solían tener poca envergadura (menos de 4400mm), baja estatura (menos de 1500mm) y un peso reducido (menos de 1 tonelada), por estas razones eran percibidos por el público europeo y estadounidense como autos inseguros y en cierto sentido desechables, de funcionalidad meramente urbana y de bajo costo.

No obstante estas percepciones, y debido a la constante alza en los precios del combustible y los problemas de movilización causados por los atochamientos en las ciudades, las personas empezaron a adquirir vehículos con mayor rendimiento de combustible y menores gastos de mantención, sin embargo los compradores no estaba dispuestos a sacrificar comodidad y seguridad. Es así como el año 2005 el auto más vendido en Europa fueron el Volkswagen Gol y en segundo lugar el Opel Astra, mientras que en Estados Unidos el más vendido fue el Toyota camry; todos estos eran autos de tamaño medio a grande con altas prestaciones y muchos elementos de seguridad activa y pasiva. Es a este mercado que el pequeño Volkswagen Polo hatchback pretendía ingresar ¿pero de qué manera convencería a los automovilistas de sus bondades?

1.1 A “sick” spot

El spot fue lanzado en el canal de YouTube de la agencia DDB London y rápidamente se volvió viral. Días después fue duramente criticado por los medios de comunicación, por ejemplo el periódico inglés “The guardian” lo catalogó como “enfermo” y como “poco ubicado”[1] por su contenido xenófobo y por la forma superficial y jocosa en que abordaba el terrorismo. Inmediatamente Volkwagen negó su participación en el comercial, señalando que ellos no lo realizaron y que presentarían acciones legales contra sus creadores, dos publicistas londinenses. Sus creadores explicaron más tarde que el anuncio no fue hecho para la televisión sino para Internet[2], sin embargo no esperaban que se viralizara rápidamente. La polémica duró semanas y posteriormente Volkwagen señaló que fue realizado por publicistas de un agencia socia de Volkswagen pero nunca fue aprobado por el consejo directivo de la automotora, por lo tanto fue publicado sin la aprobación de la compañía por lo tanto el para entonces popular video fue catalogado como “fake spot”. Cabe señalar que el spot no se enmarca dentro de una campaña publicitaria mayor, como una serie de spot o campaña publicitaria de revistas y periódicos, sin embargo fue reproducido millones de veces. Entonces sobre lo que se desea reflexionar en este escrito es acerca de ¿Qué manera el spot “Volkswagen polo” persuade a los consumidores de las bondades de su producto y a qué tipo de conocimiento compartido apela para ello?

2. Objetivos de investigación

2.1 Objetivo general:

Comprender de qué manera el spot “Volkswagen polo” persuade a los consumidores de adquirir el producto.

2.2 Objetivos específicos:

  1. Identificar cuáles son los principales argumentos en el texto
  2. Identificar estereotipos y construcción de tipos sociales en el argumento
  3. Determinar de qué manera están construidos el o los argumentos.

3. Metodología utilizada

La metodología fue dividida en tres etapas; en una primera etapa se hizo revisión de diferentes spot y afiches, todos de carácter publicitario. Se decidió no realizar un análisis de propagandas, como campañas del gobierno o campañas electorales por una cuestión meramente referente a los intereses del autor. Entonces se decidió por los spots publicitarios y estos debían cumplir una sola condición, ser spots que hayan causado polémica después de ser publicados.

En una segunda etapa se indagó en bibliografía que permitiese realizar un análisis de la publicidad seleccionada y fueron finalmente cuatro autores[3] los que permitieron entender el spot ya descrito.  Finalmente mediante el argumentum models of topics y los postulados de otros tres autores se elaboró un análisis semántico y argumentativo del spot del auto Volkswagen.

4. Marco conceptual

 

En este breve marco teórico se presentan algunos conceptos de Pierce, Groarke, Pollaroli y Absalah (según orden de revisión) que permiten comprender y analizar el spot del Volkswagen polo a partir de postulados teóricos plausibles. En una primera parte se revisa la distinción entre ícono, símbolo e índice y luego se plantea el rol del paisaje en la argumentación visual con el concepto de insignia visual de Groarke. En una segunda parte se reflexiona sobre el argumentum models of topics de Rigotti y Greco-morasso, para finalmente abordar el rol de los medios en la reproducción de las representaciones culturales de Absalah.

4.1 Entendiendo la imagen y el iconotexto

Primero se deben precisar las distinciones elaboradas por Charles Pierce, el padre del pragmatismo y la semiótica moderna, para tres elementos que resultan a priori similares: el icono, el símbolo y el índice. Para Pierce el  ícono son todas aquellas cosas que tienen una relación de similitud con el objeto que representan, como por ejemplo un mapa. Los símbolos, en tanto tienen una relación con el objeto de tipo convencional, como escudos de armas o señales de tránsito. Finalmente los índices, que es lo que más relevante de Pierce para este trabajo, son todas aquellas cosas que ofrecen relaciones de continuidad con el objeto respecto a la realidad, por ejemplo un rayo es índice de tormenta o una huella es índice de que alguien pasó por allí.

4.2 El rol del paisaje en la argumentación visual

Groarke (2002) señala que para analizar la argumentación visual, primero se debe hacer una distinción entre distintos tipos de imágenes para apoyar un argumento. En su artículo Groarke señala que, contrario a lo que se piensa, las imágenes pueden ser argumentos visuales y la pragma-dialéctica resulta una metodología plausible para comprender y analizar estos argumentos visuales. Para el autor la pragma-dialéctica se ajusta mejor que otras teorías de la argumentación pues provee cinco principios de la argumentación que configuran un encuadre aplicable a las imágenes que nos permiten analizar la argumentación visual de la misma manera que se analiza la argumentación verbal.

Sin embargo muchos otros teóricos de la argumentación no consideran que las imágenes sean portadoras de argumentos. Ante esto Groarke señala que lo visual puede ser argumentativo e incluso de modos más poderosos que lo verbal, pues demuestra y no solo describe un punto de vista. Pero con el objetivo de analizar la argumentación visual el autor debe, primero, distinguir tres categorías de imágenes, pues no todas las imágenes son argumentos visuales.

En esta distinción la primera categoría está compuesta por todas aquellas imágenes que son meros acompañantes de la argumentación verbal, de manera que no juegan ningún rol argumentativo o persuasivo. La segunda categoría de imágenes, en tanto son todas aquellas imágenes denominadas como insignias visuales (visual flags), la función de las cuales es atraer la atención y dirigirla hacia el argumento verbal que la acompaña. La imagen tiene el rol de atraer la atención hacia el argumento y subrayar su importancia. Lo que caracteriza a la insignia visual es que atrae la vista pero no es un argumento en sí mismo, más bien colabora con el argumento al dirigir la mirada al texto que sigue. Las insignias visuales nos llevan a encontrar argumentos en enunciados orales o escritos que siempre acompañan la imagen.

Finalmente, la tercera categoría son las imágenes que pueden ser entendidas por sí solas. Esta es la categoría más importante para Groarke, pues aquí están todas aquellas imágenes que presentan por sí mismas un argumento, por ende son posibles de analizar mediante la pragma-dialéctica de la misma manera que un argumento verbal.

Como se señaló, para el autor los argumentos visuales son posibles de analizar mediante la pragma-dialectica, cuyo enfoque considera la argumentación como un intento razonado de resolver una disputa centrada en el punto de vista, entonces ¿Cómo expresan las imágenes puntos de vista? Para ello el autor comienza a revisar ejemplos de argumentación visual:

Groarke

En uno de esto ejemplo se observa un auto de carreras corriendo cuesta abajo. “El arranque automático está trabajando, pero ¿dónde está el freno automático?” señala el enunciado. Aquí, continúa Groarke, el punto de vista implica, además de la imprudencia de Europa, que es difícil que esta guerra no termine en un desastre final, de hecho el cartel del camino dice “bancarrota” señalando el eventual resultado de una guerra con altos costos económicos. El argumento de la imagen puede ser analizado con pragma-dialectica de la siguiente manera:

Punto de vista: Europa no debería haber comenzado la guerra porque…Premisa: una guerra es fácil de comenzar, pero luego es difícil de detener y probablemente termine en bancarrota para los implicados.

El argumento puede ser categorizado como argumento resbaladizo, pues conducirá a efectos desastrosos. El argumento además, está construido como generalización de los efectos de la guerra que puede constituirse como tópico de la discusión crítica. No obstante para poder sostener que las imágenes pueden ser consideradas argumentos visuales el autor también recurre a los cinco principios de la comunicación como marco de comprensión de la argumentación visual. Estos 5 principios señalan que los actos de habla NO deben ser:

  1. Incomprensibles
  2. No sinceros
  3. Superfluos
  4. Fútiles
  5. Inapropiadamente conectados con otros actos de habla

Según el autor en la argumentación visual se reconocen tres de los cinco principios. El primero es que las imágenes son comprensibles, en el sentido de que deben tomarse como no literales pues poseen un argumento en sentido figurado. El segundo es que las imágenes cobran sentido a partir de los elementos que contienen, mientras que como tercer aspecto, es que las imágenes pueden ser interpretadas a partir de cómo se encuadran en el discurso social, crítico, político y estético de donde estén ubicadas. Con todo, las imágenes no son meros telones de fondo, sino que comunican mensajes específicos. Por lo tanto las imágenes juegan un rol significativo en la argumentación y es posible interpretarlos a partir del análisis pragma-dialectico y también en base a tres de los cinco principios de la comunicación. Esto nos permite comprender imágenes desde un punto de vista argumentativo y no meramente estético.

4.3 El argumentum models of topics

El argumentum models of topics es un esquema analítico propuesto por Rigotti y Greco-morasso que permite analizar los planteamientos argumentativos de las imágenes mediante la reconstrucción de inferencias que otros dan sus argumentos, a la misma vez que explicita los componentes, tanto materiales como procedimentales de los esquemas argumentativos. Este modelo es presentado por Pollaroli (2010) como forma de análisis de los argumentos en las publicidades.

Los conceptos más relevantes para reconstruir las inferencias argumentativas son el endoxon, la máxima, el datum y las conclusiones. Estos cuatro elementos pueden ser articulados de manera tal que configuren un locus a causa finali, a causa instrumental, un locus por analogía del datum o locus por analogía del endoxon.

La técnica a utilizar es el esquema argumentativo del “argumentum model of topics” (de ahora en adelante AMT) de Rigotti y Greco-morasso (2010) y que Pollaroli cita en su manuscrito sobre esquemas argumentativos. El valor que tiene el AMT es que mediante su utilización es posible reconstruir las inferencias que atan ciertas tesis con ciertos argumentos, al mismo tiempo que hace explícitos los dos componentes que construyen estas inferencias: el componente material y el componente procedimental.

Este análisis de los argumentos se logra al readaptar los términos de la pragma-dialéctica como procedimentales y materiales. El primero es aquel que funciona como base de la estructura semántica ontológica y que genera la conexión inferencial a partir de la que se deriva la forma más lógica del argumento que sostiene. El componente material en tanto es lo que está integrado en el esquema argumentativo y en las premisas, ya sean implícitas o explícitas, que dialogan con el contexto común.

4.4 La mediática construcción de una otredad sociocultural.

Bensalah en su artículo se propone analizar los complejos procesos de elaboración y reproducción de representaciones culturales sobre el islam y el mundo árabe en la cultura occidental. El autor señala que la cultura de occidente siempre se ha mirado a sí misma en una relación de superioridad frente a una otredad contingente. Es de común conocimiento que en tiempos de marco polo fueron los asiáticos quienes padecieron estereotipos y mitificaciones de su cultura, tiempo después fue el turno de los nativos americanos y en las ultimas décadas, luego del “choque de culturas” que significaron los enfrentamientos armados y posterior terrorismo de la última década del siglo XX, las comunidades islámicas o árabes han sido construidas como fundamentalistas religiosos, belicosos y sin respeto por los derechos humanos de occidente.

En este contexto señala que los medios de comunicación, y para efectos del corpus a analizar la publicidad, han sido los agentes encargados de que los estereotipos y prejuicios incorporados en las representaciones inscritas en el inconsciente colectivo, y repetidos hasta la saciedad en los medios, lograsen equiparar el islam a la barbarie y mostrar a aquellos que practicaban esta religión como seres retrasados, violentos y sanguinarios. Así fueron incrustando progresivamente en los cerebros e imaginarios colectivos esta especie de alimento para el espíritu. Asimismo fueron normalizando los imaginarios de un modo egocéntrico y narcisista, a partir de representaciones culturales sobre el otro, en el caso del corpus publicitario a analizar, aquellas representaciones sobre el mundo árabe que presentan una larga data en la cultura Europa, incluso antes de las cruzadas.

 

5. Análisis del corpus

 

Para elaborar este análisis primero el spot será descrito de manera general. Luego será dividido en siete escenas clave y será analizado con mayor profundidad.

5.1 Descripción general

El spot inicia mostrando a un hombre blanco de mediana edad vestido con una chaqueta color verde militar, pantalones de jeans, gafas oscuras, barba descuidada y una tradicional hatta o pañoleta palestina al cuello. Este hombre aborda un automóvil y conduce raudo por las calles de Londres hacia una tradicional calle de restaurantes que a esa hora está repleta de pacíficas personas comiendo y conversando. Una vez allí estaciona el vehículo al lado de las mesas de un restaurante del lugar para segundos después detonar los explosivos que lleva en su ropa, sin embargo la onda expansiva de la explosión solamente astilla una ventana del Volkswagen polo, salvándose así todos los clientes del restaurant, y el terrorista termina siendo el único afectado por la explosión gracias a la resistencia hiperbolizada de la carrocería del vehículo.

5.2 Análisis del comercial cuadro por cuadro

 

 

En la primera escena se observa un hombre de mediana edad vestido con chaqueta camuflada y jeans, hatta o pañolera palestina al cuello, barba descuidada y gafas oscuras saliendo de una típica vivienda londinense y abordando un auto. Es aquí donde el comercial reproduce algunas representaciones culturales de occidente como los accesorios que utiliza al protagonista, la vestimenta y el fenotipo del conductor que, como señala Bensalah son elementos repetidos hasta la saciedad en los medios de comunicación o en películas donde los habitantes de orientes son mostrados como retrasados o sanguinarios, y en este caso la cotidiana escena de un hombre saliendo de su casa, pero que viste de determinada manera, según estas representaciones culturales no podía ser otra cosa que terrorismo

Escena 1 Escena 2

Luego el conductor arranca su vehículo y en un proceso que podría ser parte de la cotidianidad de cualquier habitante de Londres lo conduce por la ciudad. El protagonista conduce hasta una concurrida calle de restaurantes y estaciona el vehículo en la calzada adyacente a las mesas de un restaurante del lugar, que a esa hora se encuentra repleto de comensales. Es aquí donde se presenta lo que Groarke señala como insignia visual que es aquellos que se utiliza para apoyar el argumento central. Para el caso de este corpus analizado la insignia visual está dada por el contexto espacial donde el auto es estacionado en una calle prototípica de Londres y en determinado espacio temporal donde se apela al miedo al terrorismo, producto de los recientes atentados de las torres gemelas, Madrid y Londres, estaba muy presente en la mente de las personas. A la vez apoya las representaciones culturales de los árabes como guerrilleros, sanguinarios, barbáricos y peligrosos. Pues el spot deja en claro que un individuo vestido con chaqueta con camuflaje, gafas oscuras y una hatta al cuello que aborda un auto no puede hacer otra cosa ¿vaya que no? que un atentado terrorista contra la población civil.

Escena 3

Luego de entre sus ropas extrae rápidamente un dispositivo y un segundo después lo presiona, e inmediatamente se detona una gran explosión al interior del vehículo. Lo medular para el análisis aquí no es la explosión en sí, sino el hecho de que el vehículo en una hipérbole de su durabilidad y resistencia logra contener la onda expansiva de la explosión salvaguardando la vida de todas las personas que a esa hora almorzaban tranquilamente en los alrededores por la simple razón de que juega con los índices que comunica el aspecto del vehículo.

Escena 4 Escena 5 Escena 6

Pierce señala que índice es cuando los objetos representan una especie de relación de continuidad con respecto a la realidad. Por ejemplo, un rayo es índice de tormenta o una huella es índice de alguien que pasó por ahí. Para el caso del corpus publicitario el índice sería este auto pequeño del cual es posible inferir que es un auto de bajo tonelaje, de construcción económica por lo tanto no posee la envergadura física y los elementos de seguridad necesarios para ser un auto seguro y durable.

Es índice es construido en base a la idea predominante de que es posible calificar la seguridad de un vehículo por su aspecto, bajo la antigua lógica de que un vehículo grande y pesado es un auto seguro. Esta primitiva lógica ha sido desmentida por la tecnología automovilística que se encargado de elaborar continuamente elementos de seguridad activa y pasiva para que incluso vehículos pequeños sean muy seguros y durables. Este argumento es que el presenta el spot: que aunque el Polo sea un vehículo pequeño puede incluso contener la onda expansiva de una fuerte explosión en su interior.

5.3 Análisis del argumento según el Argumentum model of topics

Con el objetivo de comprender, mediante la pragma-dialéctica el argumento del spot es que se utilizará el esquema propuesto por el Argumentum model of topics se logra al readaptar los términos de la pragma-dialéctica como procedimentales y materiales. Junto con ello cabe mencionar que la publicidad trabaja con “antimemas” entendidas como creencias colectivas, así la inferencia del comercial queda a cargo del consumidor quien funciona socialmente construido por anti memas. En el spot la antimemas sería la creencia de que un auto pequeño es inseguro y poco duradero.

Una vez analizado los argumentos y la articulación entre Endoxon, Datum, Máxima y Conclusiones basándose en el spot del Volkswagen polo, el esquema sería un Locus a Causa Finali y se articularía de la siguiente manera:

Endoxon: autos pequeños son desechables e inseguros
Datum: Contrario a su aspecto,  el VW polo hb es muy resistente, de hecho permite resistir una explosión en su interior, sin que dañe su carrocería.
Primera conclusión: Contrario a lo que se piensa de los autos pequeños, el pequeño Volkwagen Polo es un auto seguro, solido, firme y duradero. Permite conducir con seguridad y confianza.
Conclusión Final: El conductor que compre un volkwagen polo conducirá un auto que reúne todos los beneficios de un auto pequeño, pero no sus desventajas porque es seguro y duradero. Por lo tanto comprar este auto es una buena decisión.
Máxima: Si el VW polo tiene las características adecuadas para resistir una explosión en su interior sin permitir que la onda expansiva afecte ni siquiera el aspecto exterior del vehiculo, entonces es un auto firme, sólido y de buena calidad que claramente resistirá el trato diario que se le da a un automóvil o bien eventuales accidentes automovilísticos, incluso aquellos que impliquen explosiones…Por lo tanto es deseable tener un VW polo

 

Después del análisis es posible concluir que el spot presenta un argumento de tipo Locus a causa finali, pues su objetivo es persuadir a un segmento específico de consumidores de que el Volkswagen polo reúne todas las ventajas de un auto pequeño pero con la seguridad, incluso una resistencia que ningún otro auto tiene (datum), de autos más grandes; Por lo tanto, comprar ese auto es una buena idea y una correcta decisión para un mundo donde vivimos con miedo de las variables que no podemos controlar, como el terrorismo.

 

6. Conclusiones

 

Respondiendo a la pregunta central, el spot del Volkswagen polo tiene por objetivo persuadir a quienes lo ven de realizar una acción, que es adquirir un vehículo de esta marca. Para ello esboza el argumento de la seguridad, apelando claramente al miedo y a la incertidumbre generadas por las variables que no podemos controlar, como un ataque terrorista.

Una pequeña reflexión sobre el contexto espacio-temporal donde se ubica el spot, específicamente en el Reino Unido el año 2006, nos permite comprender los significados asociados a este vídeo viral. Lo que primero salta a la vista son las representaciones socioculturales sobre otro cuyo estereotipo, ya sea fenotípico, cultural y actitudinal, ya sido construidos desde hace décadas en las sociedades de occidente; el terrorista árabe como aquel individuo de prominente barba, lentes oscuros, pañoleta al cuello, bárbaro, sanguinario y fundamentalista religioso cuya presencia en la capital londinense no puede ser otra cosa que algún acto ilícito.

Pero el argumento central se desprende luego de la explosión, allí es donde este vehículo contrario a lo que podría pensarse basándose en el conocimiento compartido en base al índice de su aspecto logra resistir una explosión en su interior y de esta manera salvar de vida de los comensales que están en las proximidades. El Volkswagen apelando al miedo al terrorismo, a los por ese entonces recientes atentados en Nueva york, Londres y Madrid logra demostrar que contrario a lo que podría pensarse por su aspecto es que cuenta con todos los beneficios de un auto pequeño, como los repuesto de bajo costo y el bajo consumo de combustible, con la durabilidad y seguridad de un vehículo grande. El argumento de la explosión, si bien está hiperbolizado, es literal y no metafórico.

Por último la manera en que están construidos los argumentos puede ser analizadas a partir de la pragma-dialéctica mediante el esquema de locus a causa finali de Rigotti y Greco-morasso (2010) se configura de la siguiente manera:

Acá, primero hay lo que los autores denominan “una ontología de la acción”, donde el consumidor conoce el mundo presente y el futuro mundo posible, junto con ello desea comprar un vehículo que maximice a todo nivel los beneficios asociados a la compra, es decir, no sacrificar seguridad por economía de combustible por ejemplo. Por ende el spot lo que pretende es activar esta cadena a partir del deseo, hacer manifiesta la necesidad y realizar su objetivo que es persuadir al consumidor de comprar un Volkswagen.

De esta relación se desprende el locus a causa finali donde el objetivo del spot es conectar la met de la acción con l acción misma. En este caso se focalizaría en el objetivo de conseguir economía, seguridad y durabilidad en un coche con la acción de comprar un Volkswagen polo, siendo esta la dimensión procedimental del argumento. Mientras que la dimensión inferencial es aquella donde se genera la máxima expuesta en el esquema argumentativo del spot “si X tiene la característica de Y que es deseable, es razonable intentar alcanzar X”, entonces el spot analizado da por supuesto que comprar un Volkswagen polo es una buena decisión.

Pero tal como señalan los autores, para que la premisas sean válidas deben estar respaldadas por un common ground manejado por los interlocutores (consumidores), que en este caso serían, por un lado el “racional” acto de desconfiar de los vehículos pequeños por su aspecto endeble y, por otro lado, desear vehículos económicos y rendidores. Así el atributo con que el Volkswagen polo pretende imponerse en el mercado es con lo que finaliza el spot “pequeño pero resistente” o lo que en términos más coloquiales sería “chico pero poderoso”.

Este conocimiento común se vuelve necesario con el objetivo de establecer de manera fidedigna la configuración inferencial del argumento del spot, para que así la máxima de “Si un VW polo  tiene las características necesaria para contener una explosión, fortaleza la cual es deseable, entonces es razonable adquirir un Volkswagen polo” pueda trabajar y ser aplicada en una situación apropiada.

Con todo este spot pretende mostrar de manera literal, apelando al miedo y al conocimiento compartido sobre preocupaciones, miedos, prejuicios sobre tecnología automotriz, entre otros conocimientos, la fortaleza de un vehículo con el objetivo de que resulte deseable y hacer manifiesta, así la necesidad de tener un auto de aquella marca automotriz y con las características mencionadas.

 

 

[1] El artículo puede ser revisado aquí: http://www.theguardian.com/technology/2005/jan/23/arts.artsnews

 

[2] http://www.theguardian.com/technology/2005/jan/23/arts.artsnews

[3] Revisar el marco conceptual: páginas n°4 – 7.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s